Cristo cura a un epiléptico Deutsches Epilepsiemuseum Kork
www.epilepsiemuseum.de
Cristo cura a un epiléptico
Miniatura procedente del Libro de horas del Duc de Berry
Musée Condé, Chantilly (Fotografía Giraudon, Paris)
Los primeros libros de horas surgieron en el s. XII, en referencia a los salterios. Contenían oraciones para las diferentes horas del día y eran destinados a laicos, sin que la Iglesia tuviera influencia sobre ellos. La época de apogeo de estos libros, decorados ricamente con miniaturas, fue en el S. XV, y el empleo de la pintura, fue más allá de su mera finalidad inicial como ilustración de las oraciones; por deseo del duque se introdujeron calendarios, y escenas de la vida del trabajo y de la corte.
En Francia se crearon talleres, que producían estos libros en serie. Junto a las aulas de los escribientes monacales y los talleres mundanos, el noble adoptó una especie de mecenato. Príncipes y duques acogieron en su corte a artistas de otros países, encargándoles libros de horas a su gusto.
» seguir...